Afecciones de las mamas

Hay varias afecciones comunes que causan dificultades en la práctica de la Lactancia Materna. El diagnóstico y manejo de estas afecciones son importantes para aliviar a la madre y permitir que este proceso continúe. A continuación se detallan las principales afecciones y cómo deben enfrentarlas los Promotores o Consejeros en Lactancia Materna:

Pezones planos o invertidos:

Se produce cuando los pezones pareciera estar sumergidos dentro de las áreolas, aspecto que dificulta el agarre del bebé.

Manejo de esta afección:

– El tratamiento prenatal tal vez no sirva.

– Refuerce la confianza de la madre y dé apoyo.

– Explíquele que el bebé succiona del pecho, no del pezón.

– Anímela a mantener su piel y la del bebé en contacto mucho tiempo y que su bebé explore sus pechos.

– Ayúdela a intentar varias posiciones para alzar a su bebé.

– Ayúdela a hacer que el pezón se destaque más antes de que el niño mame.

– Ayúdela a colocar adecuadamente a su bebé.

Plétora o congestión de los pechos:

Es una sensación de sobrecarga y tensión que siente la madre en las mamas, acompañada de dolor, calor y brillo en la piel, en el momento de la bajada de la leche. Aparece generalmente entre las 48 y 72 horas postparto. Es más frecuente cuando no se ha realizado el inicio precoz de la lactancia o cuando la madre se separa del niño los días siguientes al parto. Provoca que la leche no fluya e incluso puede haber fiebre por 24 horas.

Manejo de esta afección:

– Es esencial extraer la leche, si no se extrae la leche se puede desarrollar una mastitis.- Colocar una compresa tibia sobre sus pechos o tomar una ducha de agua tibia.

– Masajear su cuello y espalda.

– Masajear sus pechos suavemente.

– Estimular la piel de sus pechos y del pezón.

– Ayudar a que la madre se relaje.

Mastitis y conductos obstruidos:

Es una inflamación del seno que se puede presentar durante las primeras semanas de la lactancia, es causada por la obstrucción de un conducto mamario debido a la acumulación de leche. Produce área sensible y enrojecida del seno; inflamación, dolor de cabeza, fiebre y escalofrío. s, sensación de cansancio y malestar general.

Esta afección es multicausal, se debe a drenaje insuficiente de una parte del pecho o de todo el pecho; estrés, exceso de trabajo, trauma o fisuras de los pechos que se originan por mamadas poco frecuentes, succión ineficaz, presión causada por la ropa, presión hecha por los dedos al dar de mamar o tejidos dañados.

Manejo de esta afección:

– Amamantar frecuentemente.

– Masajear suavemente el pecho mientras el bebé está mamando.

– Aplicar compresas tibias sobre el pecho entre las tomas.

– Comenzar la mamada en el pecho no afectado.

– Amamantar el bebé en diferentes posiciones en cada mamada.

– Es importante recomendarle que no suspenda el tratamiento con antibióticos porque la mastitis puede volver a aparecer.

– Indicación de descanso absoluto.

– Tratamiento con anagélsicos.

Pezones inflamados o adoloridos:

Identifique la causa para solucionar el problema:

– Observe el agarre.

– Examine los pechos, plétora, fisuras y cándida.

– Compruebe que el bebé no tenga cándida o frenillo corto.

Manejo de esta afección:

– Ayude a la madre a confiar en sus destrezas.

– Mejore el agarre y continúe lactando.

– Sugiera mamadas frecuentes y extracción de la leche.

– Realice tratamientos contra la candidiasis si es el caso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s