¿Cómo prevenimos la obesidad desde la escuela?

La obesidad según la Organización Mundial de la Salud es la enfermedad epidémica del siglo XXI que ataca a gran parte de la población, siendo los niños y las niñas los grupos más vulnerables a padecerla. En Venezuela según datos del INN se ha observado en los últimos años un marcado ascenso de esta enfermedad en la población y la obesidad infantil se presenta en un alto porcentaje en todas las escuelas del país, por lo que se deben tomar las precauciones y decisiones pertinentes para contrarrestarla, con un alto grado de sensibilización y vigilancia.

Las escuelas y quienes laboran en ellas formando integralmente a niños y niñas, tienen la tarea de fundamentar su visión pedagógica en una alimentación sana, segura, saludable y sabrosa, partiendo de la aplicabilidad de estrategias educativas orientadas a la prevención de esta terrible enfermedad. Entre estas podemos mencionar:

• Desarrollar o crear un Proyecto de Aprendizaje referente a “Estilos de Vida Saludable”, planificando actividades formativas y recreativas donde se vincule la alimentación con la actividad física.

• Realizar talleres de apoyo psicológico donde intervengan especialistas. Este punto, para casos especiales.

• Crear materiales didácticos formativos, sobre temas: La Alimentación, El Trompo de los Alimentos, Planificación de Menús, Enfermedades Crónicas No Transmisibles (Obesidad, Diabetes, Hipertensión, Dislipidemia, entre otras). Es importante considerar la población a quién va dirigido este material, para que así, el manejo del contenido sea flexible y llegue de manera apropiada, si son niños y niñas, se puede incluir juegos, cuentos, leyendas, dibujos para colorear y poemas.

• Realizar campañas de información para padres, madres, representantes y adultos significativos. En estas campañas se puede fomentar la participación del colectivo o comunidad educativa, así se logrará en ellos mayor grado de receptividad y alcance sobre la importancia de la Educación Alimentaria y Nutricional.

• Llevar a cabo jornadas de “Exposición Creativa”, donde los niños y niñas plasmen en diseños de arte y publicidad, como: cuadros, esculturas, vallas o afiches lo que conocen sobre Educación Alimentaria y Nutricional y hábitos alimentarios, relacionándolos con el sobrepeso y la obesidad.

• Planificar y realizar jornadas de recomendaciones nutricionales, con medición de talla y peso de niños, niñas de la comunidad educativa con el apoyo del Instituto Nacional de Nutrición.

• Si existe comedor escolar y un programa de alimentación diario para niños y niñas en su escuela, verifique que se cumpla el menú con las raciones apropiadas para las edades de los estudiantes, también debe compartir el momento con los estudiantes para rescatar la parte pedagógica de la alimentación, origen de los alimentos, forma de preparación, historia de los platos, nutrientes que aportan, entre otras.

• De no poseer comedor escolar, invite a los padres, madres, representantes y responsables a participar en charlas y reuniones de vida escolar para cuidar la alimentación de los niños y niñas, y así evitar o contrarrestar la presencia de hábitos alimentarios inadecuados.

• Orientar a los niños y las niñas sobre alimentos y preparaciones saludables y poco saludables que se ofrecen en el entorno escolar como cantinas y vendedores ambulantes, para que seleccione los adecuados al momento de la compra.

• Aperturar espacios de intercambio e interés sobre actividad física adaptadas a las necesidades, capacidades, potencialidades e intereses de los niños y las niñas.

Es meritorio rescatar que la educación es un proceso formativo integral de experiencias que influye positivamente en el individuo, visto desde la temática o materia alimentaria, por eso se debe buscar que la educación en el niño y la niña origine cambios de comportamientos hacia conductas saludables y mejore no sólo la calidad de vida de ellos, sino de quienes acompañan y guían, ya sean sus padres, madres o representantes.

La educación en pro de la alimentación nutritiva y sana debe ser visionada por los responsables de su quehacer, como un proceso que no sólo transmite información sino que llega a fomentar la motivación. El compromiso es velar por la salud y el bienestar de los niños y las niñas en edad escolar, tomar decisiones y planificar actividades que se focalicen en ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s