Alerta con la Bulimia en niños y niñas

En los niños y las niñas tener un peso óptimo es el resultado de una alimentación balanceada y un nivel de actividad física apropiado, además se relaciona directamente con la resistencia pulmonar, muscular, flexibilidad y composición corporal (relación músculo – hueso y grasa corporal), por eso es importante la evaluación por parte de un nutricionista durante el período de crecimiento y desarrollo del niño, para que determine si el estado nutricional es el adecuado para su edad.

Diversos estudios concluyen que los niños y las niñas a partir de los 10 años ya son conscientes de su composición corporal y son capaces de relacionarla con el cuerpo ideal, lo cual conlleva a una mayor probabilidad de padecer trastornos de la alimentación como la bulimia.

La bulimia es un trastorno o desorden alimenticio causado por la ansiedad y preocupación excesiva por el peso corporal y el aspecto físico. Generalmente las niñas y los niños que padecen esta enfermedad poseen una baja autoestima y sienten culpa por comer demasiado, así suelen provocarse vómitos, ingieren laxantes y realizan ayunos.

Los niños y las niñas suelen relacionar la delgadez con aceptación social, escolar y hasta familiar, aspecto que se agrava cuando comienza el periodo puberal, momento que se caracteriza por una transformación física, psíquica y emocional, y es la fase en la que existe mayor esfuerzo por agradar a otros niños.

Entre las diferentes causas que pueden desencadenar la bulimia en niños encontramos:

– Temor de padecer el rechazo social al cual son sometidas las personas que padecen obesidad.

– Problemas de tipo afectivos.

– Ser víctimas de comentarios desagradables sobre el peso, lo cual puede derivar en baja autoestima.

– Querer parecerse a personas famosas o personajes de moda.

– Obesidad previa.

– Bullying (acoso escolar)

Como padres, es necesario prestar atención a determinadas señales, tales como:

– La práctica de dietas para mejorar el aspecto físico.

– Cambios repentinos de estados emocionales, tales como: sentimientos de ira, cansancio, ansiedad, soledad o aburrimiento, los cuales provocan la aparición de ingesta compulsivas.

– Después de la ingesta compulsiva, sienten gran culpa, por lo que se practican diferentes métodos para eliminar lo ingerido (vómitos inducidos, ingesta de laxantes, entre otros.).

– Son los primeros en levantarse de la mesa una vez finalizada la comida y se van rápido al baño con la excusa de tomar un baño o cepillarse los dientes.

– Presentar marcas o heridas en sus dedos, la cual puede ser causada por el roce de los dientes cuando insertan sus manos en la boca para inducir el vomito.

– Alteraciones de tipo menstruales, cambios bruscos de peso, cambios de humor repentinos entre otros.

Este trastorno produce múltiples problemas de crecimiento y desarrollo en los niños, tanto a nivel físico como a nivel psicológico. Entre las consecuencias físicas podemos mencionar además de la desnutrición, desgarramiento esofágico, erosión de la raíz dental y finalmente perdida de piezas e inflamación crónica de la garganta y el esófago, lo cual genera dificultad para tragar.

El tratamiento de la bulimia infantil, debe ser tratado por especialistas de diversas áreas, en especial de la nutrición, con la utilización de técnicas terapéuticas que abarquen diferentes temáticas: emocional, familiar, grupal, social y física, además en estos casos el apoyo familiar es sumamente importante durante la fase de recuperación y tratamiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s