Luchemos contra la comida chatarra desde la Etapa Inicial

A los niños y las niñas les encanta comer las comidas chatarras y a los padres complacerlos con tal petición, por ser alimentos de rápida obtención y preparación que les aseguran que los niños comerán toda esta comida sin presentar resistencia alguna.

¿Pero son realmente este tipo de comida garantía de una alimentación sana en niños y niñas en la Etapa Inicial?

Muchos padres vinculan el consumo de estas comidas a la sensación de llenura y el gusto por parte de los niños y niñas con salud, bienestar, crecimiento y desarrollo, y no se toman un tiempo para informarse acerca de los ingredientes que definen y caracterizan a estos alimentos.

Es importante recalcar que si bien estas comidas son mercadeadas y publicitadas por diferentes medios como beneficiosas para la salud, realmente poseen altos niveles de grasas, sal, condimentos, azúcares y/o numerosos aditivos químicos, todos perjudiciales para la salud de los niños y las niñas que están creciendo.

Contrarrestar este tipo de elección gustativa de los niños y niñas, el estado de confort que le brinda a los adultos y la publicidad que las hacen calar entre la sociedad, es tarea de todos y todas. Una acción concreta es no recompensar la conducta del niño o la niña con salidas a restaurantes de comida rápida o franquicias de postres que pueden condicionar la conducta del niño cuando sea adulto, estimulando la obesidad y el sobrepeso a futuro.

Esto unido a la búsqueda de información constante, adopción de hábitos alimentarios sanos, seguros y soberanos por parte del adulto como modelo de niños y niñas, la preparación continua de comidas realmente sanas, la imaginación y la creatividad, son herramientas poderosas para generar cambios en los patrones de consumo de alimentos de los más pequeños, sustituyendo los perjudiciales por los que aportan los nutrientes, vitaminas y minerales necesarios para el buen desarrollo integral del ser humano.

Otra estrategia para combatir el consumo de comida chatarra es propiciar las meriendas saludables, éstas forman parte de las cinco comidas que se deben realizar al día, complementando las tres comidas principales: desayuno, almuerzo y cena. Sin embargo, son las más olvidadas dentro de los hábitos alimentarios. Las meriendas permiten mantener niveles adecuados de energía para las tareas que se requieren realizar en el día, por eso es importante promover este hábito desde edades muy tempranas.

Recuerde que si el niño o niña no come adecuadamente la energía que requiere para cumplir sus actividades se ve disminuida, comprometiendo su aprendizaje y rendimiento escolar, por eso es recomendable realizar de dos a tres meriendas diarias: merienda matutina en el tiempo intermedio del desayuno y el almuerzo, merienda vespertina o merienda de la tarde se realiza después del almuerzo y antes de la cena y en algunos casos se recomienda incluir la merienda nocturna, la cual debe realizarse después de la cena para regular los niveles de azúcar y energía en el periodo de ayuno que implica las horas de sueño y descanso.

La merienda matutina permite reponer la energía empleada en los estudios y actividades recreativas, debe ser ligera y pequeña pero nutritiva, para que el niño o niña pueda disfrutar del recreo con sus compañeros y despertar su apetito para el almuerzo. Las dos meriendas (matutina y vespertina) deben aportar aproximadamente 20% de la energía necesaria para realizar sus actividades diarias.

A la hora de preparar estas meriendas escoja alimentos del grupo de la franja amarilla del Trompo que sean altos en fibra y bajos en azúcares y combínelos con alimentos de la franja azul altos en proteína y de la franja verde, ricos en vitaminas y minerales.

En conclusión, las meriendas son una excelente oportunidad para estimular en los niños y las niñas el consumo de frutas y demás alimentos saludables, los cuales deben incluirse en la dieta diaria en vez de la comida chatarra, rica en carbohidratos simples y grasas poco saludables. También no olvide consumir las frutas criollas y de temporada para apoyar nuestra cultura alimentaria.

¡NUESTROS NIÑOS Y NIÑAS COMEN CON EL TROMPO DE LOS ALIMENTOS!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s