Muchas dietas y tratamientos de salud altamente promocionados son fraudulentos

Hoy en día, la sociedad está más preocupada por su salud y se encuentra en constante búsqueda de información, prácticas y tratamientos efectivos a corto plazo para conseguir esto, pero que no siempre pueden ser beneficiosos para la salud, e incluso muchas veces terminan siendo fraudulentos.

Se han observado mitos, tendencias o “modas” en la alimentación, comúnmente expresado por medio de creencias de que algún tipo de alimento o sustancias alimenticias pueden curar enfermedades, cuando se eliminan ciertos alimentos de la dieta sin ninguna razón fundamentada, y/o cuando se hace énfasis en alimentos “naturales”. Por otro lado, también existe la promoción de beneficios asociados a un tratamiento o práctica médica que no está comprobado, estudiado o que simplemente es falso, con el fin de generar una ganancia económica personal. Las personas que se encargan de promocionar estos mitos y tratamientos por lo general incentivan a la sociedad a desconfiar en las instituciones gubernamentales, en los científicos y profesionales de la salud.

Usualmente las víctimas a este tipo de engaños o fraudes tienen las siguientes características:

  • No son suspicaces: Las personas tienden a creer que todo lo que ven impreso o en la televisión es verdad, o incluso lo que les dicen las demás personas de su propia experiencia.
  • Creen en magia: Aquellas personas que son fácilmente atraídas por promesas a una solución fácil y rápida a su problema. Un ejemplo claro de esto es aquella persona que siempre se encuentra comprando un libro de dietas tras otro.
  • Están desesperados: Hay muchas personas que se desesperan cuando enfrentan graves problemas de salud que los médicos no les han podido resolver y prueban casi cualquier cosa que les de esperanza. Las víctimas de cáncer, artritis, esclerosis múltiple, son personas que pueden ser vulnerables a esta condición.
  • Están alienados: Algunas personas sienten una profunda desconfianza o antagonismo hacia la medicina científica, o hacia los profesionales de la salud, la industria alimentaria, las compañías farmacéuticas y las instituciones gubernamentales. Son atraídos hacia métodos “naturales” o no ortodoxos.
  • Zapatero a su zapato: A pesar de que este famoso refrán o consejo es bastante razonable, algunas personas están convencidas realmente de estar capacitadas o mejor preparadas que los expertos, profesionales o científicos para recomendar y decir que método o tratamiento funciona mejor.

En muchos países existen regulaciones gubernamentales en cuanto a la información y etiquetado de un producto, así como de las estrategias de mercadeo para realizar afirmaciones o declaraciones que se hagan acerca de las propiedades saludables de él. La US Food and Drug Administration de E.E.U.U. regula que el empaque y etiquetado en productos deben contener declaraciones no engañosas en cuanto a la relación entre vitaminas y minerales, y las enfermedades (ej: calcio y osteoporosis, sodio e hipertensión, fibra y enfermedades cardiovasculares), en donde debe limitarse a decir que los beneficios están relacionadas al nutriente en específico, más que al producto como tal.

Suplementos de Vitaminas y Minerales. ¿Realmente son necesarios?

Una declaración falsa que se realiza comúnmente es la que se hace de las vitaminas y minerales, en donde se promociona constantemente la suplementación con estos nutrientes alegando que jamás los obtenemos de manera suficiente en nuestra dieta o que ayuda a lidiar con el estrés cotidiano. Esto persuade a miles de personas a gastar en productos de suplementación y a consumirlos en cantidades exageradas a veces, en donde la solución más objetiva sería que las personas evaluaran y modificaran su dieta por medio de un nutricionista, y usaran suplementos temporalmente en caso de presentar algún problema nutricional serio.

La misma situación se ha visto en productos como los suplementos de aminoácidos en el deporte o en el gimnasio, en donde los beneficios que tanto se promocionan (ej: incrementa la resistencia, el desarrollo del músculo y liberación de la hormona de crecimiento), no han tenido hasta ahora ningún estudio científico serio que los respalde.

Existen acerca de 100 compañías que venden suplementos nutricionales a través de ventas “persona a persona”, en las cuales cualquiera puede ser vendedor o distribuidor con tan solo llenar unas planillas y pagar por un kit de entrada, sin tener obligatoriamente ningún conocimiento previo en nutrición, salud o enfermedades. Muchas de estas compañías aseguran que sus productos pueden prevenir o curar una gran cantidad de enfermedades, y son pocas las que apenas sugieren que las personas se sentirán mejor, se verán mejor o tendrán más energía al usar sus suplementos.

Es importante saber que la mayoría de los suplementos dietéticos y hierbas no pasan por un proceso de control de calidad riguroso y que son muy pocos los que de verdad tienen alguna utilidad en la prevención o curación de enfermedades.

Planes de dieta cuestionables

Muchos de los planes de dieta que promocionan los medios ofrecen una nueva idea que por lo general sugieren que ciertos nutrientes, alimentos o combinaciones de alimentos son claves o enemigos para la reducción de peso. Muchos contienen información bioquímica inexacta, no son balanceadas o son deficientes en nutrientes importantes. Ejemplos famosos como las dietas hiperproteicas, la eliminación de carbohidratos, o así como también los esquemas de combinación entre ciertos alimentos, han logrado captar a miles de personas sin comunicar muy bien las verdaderas desventajas de estos planes y estimulando el bajo consumo de granos, vegetales y frutas. Se ha comprobado que seguir este tipo de dietas a largo plazo aumenta el riesgo a enfermedades cardiovasculares y cáncer, a la vez que son regímenes peligrosos para personas con enfermedad coronaria, gota o enfermedad renal.

Las pastillas siempre ofrecen pérdida de peso rápido, sin esfuerzo y permanente. Muchos alegan bloquear la absorción de grasa, carbohidratos o calorías, de expulsar la grasa del cuerpo o de estimular la “quema de grasa”. Todavía no se han encontrado estudios que demuestren que sustancias como la espirulina, Gymnema sylvestre, picolinato de cromo, goma guar, chitosan, Garcinia cambogia, hidroximetilbutirato, yerba mate, yohimbe, ma huang, L-triptófano, entre otras, son efectivas para la reducción de peso y algunas pueden ser perjudiciales para la salud.

Debemos estar concientes de que actualmente muchas de las declaraciones o afirmaciones relacionadas a los alimentos, nutrientes, sustancias, dietas, tratamientos y alimentación en general que se observan en los medios puede ser información que no siempre es verdadera y beneficiosa, y que puede estar manipulada por intereses de algún grupo de personas en particular. Este engaño puede traer daños económicos, nutricionales, y hasta psicológicos para las personas. Estos tratamientos o prácticas inefectivas muchas veces son referidos de manera incorrecta como “terapias alternativas”.

Por otro lado, cuando se nos presente algún problema de salud o requiramos orientación nutricional, es recomendable acudir a un profesional de salud en donde además de poder comprobar sus credenciales, la atención que nos brinden no sea para tratar de vender un producto o tratamiento. Este profesional determinará un plan de alimentación balanceado, suficiente, variado y seguro, para cada caso, siempre tomando como referencia nuestro Trompo de los Alimentos, para asegurar la disponibilidad de todos los nutrientes necesarios, apoyando a la vez la Seguridad y Soberanía Alimentaria de nuestro país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s