La EAN es tarea de todas y todos

La Educación Alimentaria y Nutricional (EAN) busca la compresión política, social, cultural y científica de la alimentación. Es de esta manera como se ha trazado espacios formativos en materia de alimentación y nutrición dirigidos al pueblo venezolano con la finalidad de prevenir enfermedades, mejorar conductas y hábitos alimentarios no saludables como forma de reivindicación de la calidad de vida de todas y todos.

¿De pobladores a maestr@ y de maestr@ a multiplicadores de la EAN?

Todas y todos somos pobladores, pero ser maestr@ es una tarea ardua y de toda la vida. Un maestr@ despierta la chispa, la inquietud en infinidades temas, en valores humanos. Es quien abre lugares comunes de encuentro donde circundan otros conocimientos; allí está el despertar de la alimentación: dar a entender sobre los hábitos alimentarios, de dónde provienen, entre otras que constituyan parte vinculante en los grupos sociales.

Cualquier persona puede ser formada para trabajar en la EAN, especialmente actores sociales y comunitarios que tengan actividad en comités y mesas de consejos comunales, Casas de Alimentación, servidores públicos de diversas instituciones, activistas en movimientos sociales, entre otros. Los multiplicadores de la EAN en el país están comprometidos socialmente, creen en valores éticos como la honestidad, cooperación, la solidaridad consigo mismo y las personas de su entorno. Es consciente de su biodiversidad de la preservación del hábitat y la vida, con inquietudes y netamente buscadora del conocimiento en gestión alimentaria. En fin, busca la felicidad suprema de todas y todos.

De la visión holística a la acción-reflexión-acción

El aprendizaje de un facilitador o facilitadora de la EAN siempre está acompañado por la puesta en práctica de lo aprendido en la realidad, especialmente en las comunidades, como una unidad dialéctica indisoluble, en la espiral acción-reflexión-acción y a través de lógicas de investigación-acción participativa y transformadora. Debe estar consciente de los patrones alimentarios saludables y soberanos con habilidades para desarrollar, ejecutar y evaluar políticas, estrategias, planes y programas para el acceso a los alimentos, la preservación de saberes ancestrales, la promoción del “Comer Bien para Vivir Bien” y la transformación de la cultura alimentaria.

Unido a esto, debe tener destrezas para el manejo de las técnicas en el procesamiento de los alimentos y el abordaje comunitario para la organización popular en el marco de las políticas alimentarias. El y la encargada de la EAN debe tener una visión holística, ya que analiza las prácticas alimentarias de la población como parte integrada de la totalidad cultural, lo que le permite estar en condiciones de deducir el conjunto de las relaciones sociales que prevalecen dentro de esa sociedad. De esta forma al conocer los modos de obtención, distribución de los alimentos, quién y cómo los prepara, aporta un conocimiento extraordinario sobre el funcionamiento de una sociedad que al ser analizado desde el contexto histórico local permite ofrecer soluciones sustentables a problemáticas de carácter alimentario y/o nutricional en un espacio y tiempo determinado.

El y la facilitadora de la EAN se forman continuamente y en cualquier espacio educativo del país que cuente con las instalaciones mínimas requeridas. Así como también en los espacios del Instituto Nacional de Nutrición, los comedores, Unidades Estadales del INN y demás dependencias que pudieran habilitarse para este fin con el objetivo de municipalizar y territorializar la EAN a nivel nacional.

¿Quiénes apoyan a la EAN?

Al ser la alimentación un derecho humano garantizado por el Estado Venezolano, existen numerosas instituciones en el área que requieren de personal capacitado en EAN, como cualquier establecimiento de la Red de Suministro Socialista y en general aquellas instituciones que trabajen cualquier eslabón de la cadena agroalimentaria desde una perspectiva educativa en las comunidades, como por ejemplo:

•    Empresas de la cadena agroalimentaria.

•    Centros de investigación y capacitación alimentaria.

•    Organismos de auditoría y control alimentario.

•    Universidades, tecnológicos u otros centros de formación en el área.

•    Servicios de atención nutricional y de atención social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s