¡A leer el Etiquetado Nutricional!

Un estudio realizado a 1.000 personas mayores de edad en España reveló que solo una de cada dos personas encuestadas lee siempre el etiquetado de los productos que adquiere y de ellos, apenas la mitad entiende con frecuencia la información declarada. Aunque un 78% lo considera una herramienta útil, solo a la mitad le influye siempre al momento de comprar. Puede que esto se deba a que el 94% de las y los encuestados cree que se utilizan términos excesivamente complejos y el 86% considera que en el etiquetado deberían realizarse modificaciones.

Para cambiar este panorama es necesario formar desde la escuela-famila-comunidad a las niñas y los niños en la importancia que tiene leer el etiquetado nuricional, ya que este es el principal medio de comunicación entre productor o distribuidor y consumidor. La función del etiquetado nutricional es la de informar sobre lo que contiene un producto, por eso leerlo es una herramienta clave para realizar elecciones debidamente informadas.

A la hora de comprar cualquier producto se deben chequear los siguientes datos: denominación, lista de ingredientes (debe aparecer su peso en orden decreciente en el conjunto del producto), contenido neto, caducidad, fecha de condiciones de conservación, forma de uso, identificación de la empresa y lote de producción.

Estructura de una etiqueta nutricional

En la primera parte de la etiqueta se aprecia la descripción de las porciones que contiene el envase. En algunas etiquetas aparecen el número de porciones expresada en medidas caseras: 1 vaso, 1 taza, 1 rebanada, 1 cucharadita, entre otros. Las medidas caseras se hacen con utensilios utilizados por el consumidor de manera cotidiana. El uso de estas medidas facilita su entendimiento y le permite al o la usuaria asociar el contenido del producto con lo que realmente consume.

En la segunda parte generalmente se indica la cantidad de energía y nutrientes por cada 100 gr o 100 ml de producto, según corresponda, y por una porción de consumo habitual del alimento. Finalmente, en la tercera parte de la etiqueta suele incluirse el contenido de vitaminas y minerales: en la columna de contenido se expresan en microgramos o miligramos y en la columna correspondiente a la porción de consumo habitual, las vitaminas y minerales se declaran expresadas como porcentaje del nutriente con respecto a la Dosis Diaria de Referencia (DDR), que es la cantidad diaria recomendada para cubrir las necesidades nutricionales de una persona.

Importancia de leer el etiquetado nutricional:

– Leer la etiqueta nutricional asegura haber escogido los productos que más favorezcan nutricionalmente.
– Permite evaluar la fecha de elaboración y vencimiento del producto para evitar adquirir alimentos vencidos.
– Es necesario fijarse en los ingredientes y aditivos que contenga el alimento, en especial si se padece de alguna alergia alimentaria o alguna enfermedad específica.
– Las personas que tienen restricciones en el consumo de azúcar y otros edulcorantes o endulzantes que aporten calorías, deben revisar las etiquetas de los productos dietéticos, muchos de los cuales contienen azúcar o la reemplazan por fructosa o sorbitol que aportan calorías.

Fuente:

Instituto Nacional de Nutrición (2011). Publicidad y Alimentación en Colección de Libros “Nutriendo conciencias en las escuelas para el Buen Vivir”. Caracas.

Fuente en linea:

Tomado de: http://revista.consumer.es/web/es/20131001/actualidad/tema_de_portada/77509.php

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s