Identifiquemos el riesgo nutricional durante el embarazo

El estado nutricional debe evaluarse con mucha atención antes y durante el embarazo, ya que se relaciona íntimamente con los riesgos que se puedan presentar durante esta etapa y en el momento del parto. Los riesgos no son sólo para la madre, también pueden afectar de manera irreversible al bebé. Existen condiciones en que la embarazada se considera en situación de riesgo nutricional:

EMBARAZADA CON DÉFICIT NUTRICIONAL: es aquella que posee un peso menor al adecuado y recomendado para su talla y además para su edad gestacional (se refiere al tiempo de embarazo). Esta condición tiene los siguientes riesgos:

•   Pérdida del embarazo.
•   Generar como producto final del embarazo un bebé con bajo peso o con alguna malformación.
•   Infecciones durante el post-parto, debido a que el déficit nutricional afecta el sistema inmunológico de la mujer.
•   Dificultad respiratoria durante el trabajo de parto.
•  Anemia agravada, aunque generalmente las embarazadas cursan con cuadros de anemia, en las embarazadas desnutridas este déficit se acentúa.

Identificar si una embarazada está desnutrida sin realizar mediciones corporales es un tanto difícil, sin embargo hay ciertas señales de riesgo que permiten alertar en este sentido, entre estas tenemos:

•    Mujeres de familias muy pobres, desempleadas, viudas o abandonadas por sus compañeros.
•    Mujeres que han tenido muchos hijos en un corto período de tiempo.
•    Mujeres con enfermedades (como tuberculosis, neumonías, síndromes diarreicos).
•    Mujeres delgadas y deprimidas.
•    Madres que han tenido bebés desnutridos, con peso y talla bajos al nacer, prematuros o enfermos.

Todas las embarazadas con desnutrición necesitan suplementación alimentaria, por lo tanto deben ser referidas al centro de salud más cercano.

EMBARAZADA CON SOBREPESO: es aquella que posee un peso mayor al adecuado y recomendado para su talla y además para su edad gestacional. Esta condición tiene los siguientes riesgos:

•    Pérdida del embarazo, desproporción feto – pélvica, sufrimiento fetal.
•    Generar como producto final del embarazo un niño grande (con un peso y talla mayor al promedio): estos niños tiene mayor riesgo a padecer de enfermedades crónicas (diabetes, hipertensión arterial, obesidad, enfermedades del corazón, entre otras) en la vida adulta.
•   Complicaciones obstétricas como: parto prolongado, problemas renales, diabetes gestacional e hipertensión y eclampsia.

En este caso consuma alimentos en cantidad y calidad adecuadas, para así garantizar el aporte de energía y nutrientes al organismo de la madre y por ende del bebé en formación, evitando el sobrepeso, la obesidad y las complicaciones asociadas. También se recomienda la práctica regular de ejercicio de moderada intensidad, tal como caminar o el  yoga prenatal.

EMBARAZADA ADOLESCENTE: es aquella cuyo embarazo ocurre antes de los 19 años de edad. Esta condición tiene los siguientes riesgos:

•   Abortos espontáneos, lo que puede provocar la muerte tanto de la madre como del feto.
•   Complicaciones médicas como hipertensión, anemia, crecimiento inadecuado del feto durante el embarazo, parto prematuro y/o placenta previa.
•   Mayor probabilidad de que el recién nacido presente bajo peso al nacer.
•   Desnutrición de la madre, ya que las adolescentes tienen mayores necesidades nutricionales que las embarazadas adultas, debido a que son dos los organismos que están en crecimiento, el de la madre y el del futuro bebé.
•  Incremento de conflictos emocionales, lo que conlleva a presentar conductas autodestructivas como: aborto provocado, abuso de alcohol, drogas, alimentación inconsecuente y pobre; y cambios frecuentes en la pareja sexual.

En este caso el aumento de las necesidades de energía y nutrientes es mayor, lo que obliga a suplementar la dieta en algunos nutrientes para cubrir las necesidades tanto del feto como de la madre. De allí la importancia de remitir a la embarazada adolescente, con carácter de urgencia, a la consulta nutricional más cercana para su evaluación y tratamiento.

Fuente:
Instituto Nacional de Nutrición (2002). Alimentación y Nutrición en la Mujer en Serie Nutrición Comunitaria. Caracas. Imprenta INN.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s