De la “revolución verde” a la soberanía alimentaria

En la década de los 50 y los 60 se inicia la llamada “revolución verde”. En este período y en los años sucesivos los cambios socioculturales basados en creencias sobre la modernidad, la posmodernidad y las ideologías neoliberales jugaron un papel dominante en casi todos los países donde se originaron las conocidas multinacionales y el aumento del consumismo de la población tras seguir las nuevas formas del “sueño americano”.

Ya al principio del siglo XXI la “revolución verde” había invadido al mundo manteniendo el control y los monopolios económicos, la soberanía y seguridad alimentaria. Además el “orden” social, cultural y político transformó la sociedad en poblaciones altamente competitivas e individualistas caracterizadas por una insatisfacción permanente que las impulsa al consumo excesivo, escenario en el cual el televisor y el invento del marketing se convirtieron en instrumentos ideales.

¿Cuál es el problema de la “revolución verde”?

Si bien es cierto que la tecnología usada en la “revolución verde” forjó beneficios para la humanidad y que el conjunto de técnicas vanguardistas trajo una variedad de rubros (arroz, trigo) conocidos como cultivos de alto rendimiento y con ello las transformaciones genéticas de los alimentos que vencieran los diferentes climas; todo esto ocasionó un desequilibrio en el ambiente. El costo del desarrollo de la agricultura industrial[1] ha generado impactos ambientales así como cambios climáticos acelerados.

No dejaremos de mencionar las utopías planteadas por la “revolución verde” acerca de generar una variedad de alimentos para toda la Humanidad y ¿cómo es que los alimentos no están repartidos equitativamente para todos y todas en el planeta? Es aquí donde el sistema económico y político capitalista cumple su papel inicuo, ya que la industrialización de los alimentos requiere de altos costos monetarios para su producción y distribución, es decir, los países y su población pagan por esos alimentos “sofisticados y de alta calidad” como diría Lester Thurow: “El mundo sencillamente puede producir más que lo que necesitan comer los que tienen dinero para pagar”[2]

Los últimos temas planteados a este desequilibrio mundial desde la óptica capitalista no son más que implementar la teoría del libre comercio que pretende bajar los costos de distribución de alimentos para que los gobiernos puedan acceder a ellos. Otra propuesta es producir alimentos con nutrientes que solo suministren las cantidades calóricas necesarias por día, así lo señala el investigador Aureliano Suarez Montoya al citar la conferencia de la ONU, 2000[3], también se les conoce como los llamados alimentos funcionales[4]

Esto no es más que otra esclavitud impuesta que aplasta a los productores locales y autóctonos, recordemos la resolución de 970 del Instituto Colombiano Agropecuario donde se establece prohibir a campesinos almacenar semillas para que Monsanto y otras corporaciones vendan las suyas[5].

En síntesis, estas situaciones nos llevan a un desequilibrio mundial en el que la sociedad es condenada a ser una burda marioneta. La salida solo está en el despertar de la conciencia de lo colectivo, generar propuestas que acerquen a la población a planteamientos más nobles sobre la producción alimentaria, valorar y revalorizar la agricultura tradicional, así como fortalecer e incentivar la producción agrícola urbana o periurbana.

 

Fuente:

[1] Libro electrónico Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente. Impacto Ambientales de la agricultura moderna En línea : http://www.tecnun.es/asignaturas/Ecologia/Hipertexto/06Recursos/121ImpactAmbAgr.htm

[2] Thurow Lester (1996) El futuro del capitalismo. (04/09/2014) En línea: http://www.izt.uam.mx/economiatyp/numeros/numeros/08/articulos_PDF/8_10_el_futuro_cap.pdf

[3] El objetivo es suministrar una oferta calórica diaria per cápita que, si se trata de imitar los estándares de las denominadas naciones desarrolladas, consiste en una ración de 3.300 calorías y de 101 gramos de proteína, aunque también pueden ser las 2.907 y los 86 de las naciones de la Comunidad de Estados Independientes y de Europa Oriental. Todo lo reduce a la dotación de los individuos (ONU, 2000). Fuente: Suarez Aureliano Ponencia Soberanía alimentaría o Esclavitud al Congreso “Por el Derecho a no tener Hambre- Seguridad Alimentaría”. (UNISARC- Gobernación de Risaralda- Santa Rosa de Cabal, Octubre 25 de 2002) (04/09/2014) En línea http://www.ecoportal.net/Temas_Especiales/Derechos_Humanos/Soberania_alimentaria_o_Esclavitud_-

[4] Dra. María Nieves García-Casal (2007) La alimentación del futuro: Nuevas tecnologías y su importancia en la nutrición de la población (04/09/2014) An Venez Nutr v.20 n.2 Caracas jul. 2007 En línea: http://www.scielo.org.ve/scielo.php?pid=S0798-07522007000200008&script=sci_arttext

[5] Protestas en Colombia por Tratado de Libre Comercio que obliga a campesinos a comprar semillas transgénicas (04/09/2014) En línea http://www.ecoosfera.com/2013/08/protestas-en-colombia-por-tratado-de-libre-comercio-que-obliga-a-campesinos-a-comprar-semillas-transgenicas/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s