Meriendas escolares: comida chatarra y estilo de vida

Este mes estamos de regreso a clases y queremos acercarnos al acostumbrado debate ¿por qué los padres y las madres incorporan comida chatarra, chucherías o golosinas a las meriendas escolares de sus hijos e hijas? En mayo del 2013 un reportaje de prensa en Huancayo Perú reveló que 50% de la población de la localidad consume comida chatarra[1]. Hace unos meses atrás en Venezuela un medio de comunicación advirtió que el país se encuentra en el sexto lugar de América con obesidad y buena parte es causada por el consumo de comida chatarra[2].

Si bien cierto, que el comportamiento nutricional de la población debe ser estudiado desde el campo de la biología, medicina y la nutrición; no debe obviarse la visión sociocultural. Para los investigadores como Elena del Valle y Ernesto de la Cruz las ciencias que estudian los comportamientos socioculturales revelan información importante y de considerar en el tema de la alimentación, pues es desde la visión reflexiva que la alimentación constituye así el primer aprendizaje social del ser humano.

¿Esto que nos quiere decir?

Los investigadores relacionados al campo de la alimentación afirman que las enfermedades crónicas (ECNT) de los adultos tienen una analogía directa con el estilo de vida y la alimentación de las personas desde la infancia. Del Valle y de la Cruz (2011) nos señala:

“..Especialmente la conducta materna en el área alimentaria es decisiva en la salud del niño y puede depender de factores externos pero también de recursos internos que afectan el comportamiento, como son sus creencias, nivel educativo y patrones culturales tanto individuales como comunitarios.” (pág. 26)

Esto quiere decir que debemos revisar nuestros hábitos alimenticios y reflexionar desde el hogar que le damos de ingerir a nuestros hijos e hijas. Buena parte de las conductas “impuestas” por los sistemas de la ciudad y que son las excusas típicas de los padres y madres de familia de incluir en la meriendas de hijo e hijas galletas, jugos pasteurizados entre otros se debe al tiempo, a los apuros de la mañana al ir al trabajo.

Sin embargo existen una variedad de recetas fáciles de hacer en las meriendas escolares, otra forma práctica de organizar las meriendas es crear menú en la semana que permite tener una visión sobre la alimentación variada y equilibrada que consume la familia.

Fuente:

[1] Más del 50% de escolares consume comida chatarra en Huancayo. Enlace: http://www.rpp.com.pe/2013-05-16-mas-del-50-de-escolares-consume-comida-chatarra-en-huancayo-noticia_595314.html

[2] Ingesta de comida chatarra convierte a Venezuela en el sexto país de América con más obesidad. Enlace: http://www.correodelorinoco.gob.ve/nacionales/ingesta-comida-chatarra-convierte-a-venezuela-sexto-pais-america-mas-obesidad-2/

María Elena del Valle y Ernesto Elías De La Cruz Sánchez (2011) De la inter a la transdiciplinariedad en el abordaje del hecho alimentario. Una reflexión para compartir desde la educación (02/09/2014) En línea: http://www.scielo.org.ve/pdf/avn/v24n1/art06.pdf

Anuncios

2 pensamientos en “Meriendas escolares: comida chatarra y estilo de vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s