El casabe de yuca: Alimento ancestral

“Somos gente de maíz y de yuca”. Cuando nos reconocemos como gente de maíz y de yuca, nos referimos a la reivindicación de nuestros alimentos autóctonos y ancestrales con sentido de pertenencia. Asimismo es una forma de promover nuestra identidad y visibilizar nuestra identificación Latinoamericana. Aunque pocos conocemos sobre la alimentación de nuestros aborígenes prehispánicos; la dieta de cada grupo étnicos de nuestro país fue variada, sana y nutritiva (Rivas: S/F).

Este aspecto en su dieta se debe a las formas más pura y naturales de obtener sus recursos (la caza, la pesca, recolección de frutos, y la siembra de bajo impacto). Los orígenes del consumo y elaboración del Casabe se remontan a épocas prehispánicas y posee un carácter mítico. En las tradiciones de nuestros aborígenes yekuanas el tubérculo la yuca es una planta celeste. Cuenta el mito que: En el comienzo de los tiempos, cuando nuestro único alimento era la tierra, el mono Kushú supo que los habitantes del cielo cultivaban la planta de yuca. Sabiendo como nos acuciaba el hambre y sólo comíamos tierra, voló hacia el cielo supremo donde descubrió el claro fecundo. Hurtó sigilosamente la más bella de las matas de yuca, la escondió debajo de sus uñas negras y atravesó los cielos inferiores hacia la tierra donde sembró la raíz celeste. Desde ese día nos saciamos con los frutos generosos que nos da ese Árbol de Vida que sólo pueden sembrar nuestras madres quienes llevan en ellas la vida, de nuestra tribu.

Nuestros aborígenes al descubrir lo nutritiva que es la yuca pasaron a crear lo que conocemos como casabe o cazabe. Al separar la concha del tubérculo, rallarla y prensarla se obtuvo la harina o pasta de yuca y el líquido que conocemos como yare (liquido amargo y venenoso que químicamente es el ácido prúsico disuelto en almidón). La pasta al ser amasada, se ensancha circularmente desde el centro a sus periferias en un manare o wapa (budare o plancha grande en fogón de leña) se asa y luego se extiende al sol.

En las crónicas del siglo XVIII se menciona este alimento y se compara con el pan además de darle la siguiente connotación “… alimento de los países calientes, que alimenta a los vivos, provee a los muertos y deshace encantamiento”. En la actualidad en Venezuela el casabe suele ser un acompañante en algunos platos tanto dulces como salados y forma parte fundamental de nuestra cultura alimentaria. Un ejemplo de esto es la famosa “naiboa”, un dulce criollo compuesto por el preparado de papelón con queso blanco rallado y semillas de anís entre dos casabes que se hornean. ¡A comer casabe y apoyar nuestras preparaciones ancetrales!

Fuentes consultadas:

– Rivas, Bertha. El Casabe patrimonio de la cultura indígena (08/11/2014) En línea: http://gastronomia.unimet.edu.ve/Congreso/ponencias_files/Ponencia%20Bertha%20Rivas.pdf

La construcción de la identidad en contextos multiculturales (Compendio del Centro de Investigación y Documentación Educativa C.I.D.E) (08/11/2014) En línea http://books.google.co.ve/books?id=TxH7GW-SvXoC&pg=PA41&lpg=PA41&dq=identidad+y+identificaci%C3%B3n+cultural&source=bl&ots=T1fe9vSCtt&sig=bEilpden2aVN5imvKec-EKZrtMk&hl=es&sa=X&ei=a001VJrgKsiMNpCNgJgL&ved=0CF0Q6AEwCQ#v=onepage&q=identidad%20y%20identificaci%C3%B3n%20cultural&f=false

Mitos yekuana. Povos Indigenas no Brasil (08/11/2014) En línea: http://pib.socioambiental.org/es/povo/yekuana/747

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s