Conoce un poco más de las meriendas saludables para los niños y las niñas

El término “chucherías” se asigna a todos aquellos alimentos empacados que consumimos como meriendas. Bajo esta definición entran un gran número de productos, cuyo contenido nutricional es conveniente conocer antes de dárselos a nuestros niños. Si bien es cierto que los padres responsables cuidan de la alimentación de su hija o hijo, no es menos cierto que cuando los padres se obsesionan y empiezan a prohibir el consumo de determinados alimentos, terminan por hacer un daño a sus hijos en lugar de ayudarlos a crecer con unos hábitos alimentarios saludables.

De allí que lo ideal es enseñar a los niños y las niñas desde las edades tempranas a seleccionar lo más apropiado para sus meriendas diarias, evitando aquellos productos que aportan pocos nutrientes, por eso es muy importante leer las etiquetas de los productos para verificar los ingredientes que contienen y el contenido nutricional de los mismos. Prefiere los productos que no contengan excesiva cantidad de sabores y colores artificiales y que no sobrepasen las 200 calorías por ración. Evita también aquellos alimentos que sean excesivamente salados o grasosos al gusto.

Las frutas, las gelatinas naturales, el yogurt, sin frutas endulzadas y los frutos secos, son buenas opciones para las meriendas. Generalmente las niñas y los niños prefieren alimentos con chocolate para merendar, el cual es considerado por muchos como poco nutritivo y asociado con problemas de salud en los niños como la obesidad y las caries dentales. Esto no debe alarmarnos, ya que la materia prima del chocolate es el cacao, alimento soberano que ha sido parte fundamental de la cultura alimentaria venezolana desde los tiempos de la colonia y cuando es chocolate oscuro es una buena combinación de nutrientes como proteínas, carbohidratos, grasas y antioxidantes, además de tener un sabor y una textura insuperables. Por otra parte, debemos recordar que ningún alimento por sí mismo es responsable de la obesidad infantil, sino que ésta es producto de unos inadecuados hábitos alimentarios y del consumo de raciones más grandes de alimentos de las que el niño en realidad necesita.

De esta forma se puede apreciar que la solución no radica en restringuir por completo un alimento como el chocolate, sino en consumirlo en pocas cantidades. Esto es un aspecto fundamental de la consolidación de hábitos saludables, cuya característica fundamental sea una alimentación equilibrada, donde la variedad esté presente en cada comida. Para variar la alimentación y que el niño se acostumbre a consumir diversidad de alimentos, es conveniente presentarle cada día opciones diferentes para sus meriendas, inclusive que durante la semana algunas de los alimentos sean preparados en casa (tortas, jugos, ensalada de frutas) y otros alimentos sean procesados industrialmente (leche, yogurt, chocolates).

El hecho de que las meriendas sean unas comidas ligeras no implica que se les debe prestar poca atención; por el contrario son unas comidas tan importantes como las otras que hace el niño y la niña y merecen su tiempo de planificación y preparación en algunos casos. Los alimentos procesados que tanto gustan a los niños pueden incluirse dentro de una alimentación balanceada siempre y cuando se seleccionen aquellos que aporten nutrientes además de buen sabor y se consuman en cantidades moderadas como complemento de las comidas principales y no como sustituto de las mismas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s